Entrevista a Mary Robinson

V. Krebs
26 Mayo 2008

La primera edici√≥n del Foro de la Salud de Ginebra se celebr√≥ del 30 de agosto al 1 de septiembre de 2006. ICV particip√≥ en su organizaci√≥n, con voluntarios que se ocuparon de la log√≠stica, la interpretaci√≥n y la redacci√≥n de art√≠culos. Las noticias en la Web realizadas por ICV en colaboraci√≥n con MCART incluyeron una serie de entrevistas y res√ļmenes de las sesiones, incluyendo una con Mary Robinson, la primera presidenta de Irlanda (1990-1997) y, m√°s recientemente, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (1997-2002).

Mary Robinson comparti√≥ con el equipo de conferencias algunos de los principales retos al tratar el acceso a la salud para todos: la financiaci√≥n, la fuga de cerebros y la responsabilidad de aquellos que tienen los medios para marcar la diferencia, como el sector privado. Se√Īal√≥ que la alta participaci√≥n en el Foro indic√≥ la necesidad y la urgencia de debatir acerca del acceso a la salud. El acceso para todos preocupa a todos.

P: La responsabilidad de los pol√≠ticos en cuanto a decisiones que afectan a la salud y la dignidad humana es un tema crucial. Si todos est√°n de acuerdo con el principio, la cuesti√≥n ser√≠a: ¬Ņc√≥mo evaluar sus logros y como hacer cumplir la responsabilidad?

Hablo mucho acerca de la responsabilidad, incluida la responsabilidad en el contexto social y los derechos humanos son de gran ayuda. Sabemos lo que significan los compromisos legales de los pa√≠ses. El Comit√© de Derechos Econ√≥micos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas ha ofrecido asesoramiento a los gobiernos y los est√°ndares contra los que pueden ser considerados responsables. Tenemos cada vez m√°s formas de medir su capacidad para cumplir con el derecho a la sanidad. Algunas de las obligaciones b√°sicas, como garantizar que no se discrimine a nadie en t√©rminos de acceso a los tratamientos b√°sicos, deben cumplirse independientemente de los recursos disponibles. La creciente sofisticaci√≥n de grupos de la sociedad civil tambi√©n aumenta la responsabilidad social. El caso de la Campa√Īa de Tratamiento Activo en Sud√°frica demostr√≥ que los gobiernos pueden ser necesarios para implementar programas amplios y coordinados con el fin de hacer realidad el derecho de acceso a tratamientos m√©dicos. El 4 de septiembre, estar√© en Londres para ayudar a Paul Hunt, Relator Especial de Naciones Unidas sobre el Derecho a la Salud, a defender sus ideas sobre este asunto con el Gobierno del Reino Unido. Es un paso importante porque tenemos que responder por los pa√≠ses ricos y pobres.

P: Parece poco realista pedir a los pa√≠ses en desarrollo que se financien ellos mismos el acceso a la sanidad a nivel nacional. Por otro lado, parece que la financiaci√≥n proporcionada por los pa√≠ses desarrollados para el Sur tiene efectos a corto plazo. ¬ŅExiste una metodolog√≠a que pudiera seguirse para obtener resultados sostenibles a largo plazo?

La situaci√≥n actual es realmente impactante. Los sistemas de salud p√ļblica en los pa√≠ses pobres se han roto, en particular en las zonas rurales donde encontramos muchos problemas. Necesitamos cambiar el enfoque. Se est√° reconociendo que los par√°metros locales se tienen que tener m√°s en cuenta. El FMI y el Banco Mundial han cometido muchos errores que han debilitado la capacidad de los pa√≠ses de tomar acciones locales. Desde la Declaraci√≥n de Par√≠s sobre la ayuda, la nueva tendencia entre los donantes de dar m√°s importancia al apoyo presupuestario general, dar√° m√°s responsabilidad a la toma de decisiones de los pa√≠ses. Los ministros de sanidad deber√°n ser muy buenos administradores, lo cual, generalmente, no es el caso. En un buen n√ļmero de pa√≠ses, la corrupci√≥n sigue siendo un problema importante. Se debe de hacer todo lo posible para apoyar a los ministros de sanidad y sus ministerios con el fin de que puedan gestionar la financiaci√≥n de la GAVI (Alianza Global para las Vacunas y la Inmunizaci√≥n), ONGs, fundaciones y otros donantes, y que puedan cumplir, entre otras cosas, con la Declaraci√≥n de Abuja en la que se establece que el 15% de los presupuestos nacionales est√©n destinados a sus sistemas de sanidad.

P: Cuando se piensa en los recursos, uno importante son los recursos humanos. Los pa√≠ses en desarrollo sufren una fuga de cerebros continua que afecta profundamente los sistemas de sanidad. ¬ŅC√≥mo se podr√≠a detener e incluso darle la vuelta a esta moda?

Es de suma importancia detener la fuga de cerebros. Se deber√≠a formar a los trabajadores de nivel medio. Este personal medio cualificado est√° infravalorado y permanece invisible. Sin embargo, este personal sanitario muestra una mayor sostenibilidad sin estar tentado a migrar tanto como los profesionales sanitarios formados. Un buen ejemplo de esto es el uso que se hace del personal param√©dico de Tanzania para dispensar los medicamentos antirretrovirales. El 12 de septiembre, tendremos una reuni√≥n de alto nivel en Nueva York en materia de migraci√≥n. El objetivo es estimular m√°s acuerdos bilaterales entre pa√≠ses para evitar la migraci√≥n permanente y mejorar los esfuerzos compartidos de formaci√≥n. Todos los pa√≠ses deben compartir responsabilidades en este campo. El factor de atracci√≥n es de gran importancia, lo que significa que los ricos pueden estar de acuerdo en formar m√°s. En los EE.UU., donde estoy viviendo actualmente, se necesitan 500 mil enfermeras y 200 mil m√©dicos para el a√Īo 2015. Se est√°n importando enfermeras y el hecho de que las adquieran a un bajo precio por no tener que formarlas es inaceptable. Hay mucho en lo que pensar.
P: Se critica a menudo a la industria farmac√©utica. ¬ŅCree usted que hay posibilidades de ofrecer medicina a un precio m√°s barato? ¬ŅExiste un deseo en estas empresas de ser socialmente responsables m√°s all√° de un simple movimiento de marketing superficial?
Consideramos al sector privado como un jugador importante que provee buenos recursos o una influencia negativa. Queremos verlos responsabiliz√°ndose completamente y determinadas empresas han tomado esta direcci√≥n. Paul Hunt, Relator Especial sobre la Sanidad, est√° elaborando directrices relacionadas con el derecho humano a la salud. El tema es amplio y se extiende desde la propiedad intelectual a los precios. Es evidente que necesitamos una estructura y directrices. Las compa√Ī√≠as farmac√©uticas, as√≠ como todos los dem√°s interesados, tienen que ayudar en esto.

P: ¬ŅQu√© esperanzas tiene despu√©s de los debates del foro y en qu√© manera pueden influenciar a los que toman las decisiones?

El foro ha tenido lugar en el momento oportuno. Esto se demuestra mediante el hecho de que la asistencia sobrepasó todas las expectativas. Estoy convencida de que podemos empezar un cambio en la mayoría de los campos que están en la agenda. La dinámica existe para impulsar un avance en áreas como la seguridad alimentaria y la mejora del abastecimiento del agua, mejorar los niveles de educación y otros aspectos sociales. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio han establecido que un 0,7% del PIB que está destinado para la ayuda sea otorgada por el norte al sur. La Administración de EE.UU. hoy está más dispuesta a comprometerse. Se tiene que reflexionar mucho acerca de esto. Los errores del pasado a menudo tenían su origen en un enfoque descoordinado de los problemas de la sanidad y los sistemas. Este foro ofrece la oportunidad de incluir a representantes de los gobiernos, especialistas sanitarios, donantes y ONGs para reforzar sistemas de salud sostenibles a largo plazo y desarrollar puntos de vista comunes. Con los derechos humanos como marco de referencia, parece ser que el objetivo del acceso a la sanidad para todos, sin duda, habrá visto algunos progresos a través de la conferencia.

P: Hace unas semanas asisti√≥ a la Conferencia Mundial sobre el SIDA en Toronto. ¬ŅCu√°l fue su impresi√≥n general y qu√© conclusiones se pudieron extraer de los debates?

Mi impresi√≥n fue muy similar a la que prevaleci√≥ durante la conferencia anterior, hace dos a√Īos en Bangkok. Se hizo mucho hincapi√© en el progreso que se espera de los trabajos cient√≠ficos fundamentales. Temas como el estado del desarrollo de microbicidas se encontraban en el punto de mira de casi todos los debates, pero el uso del preservativo femenino se mencion√≥ poco en el contexto del √Āfrica subsahariana. La capacidad de las mujeres y las ni√Īas de protegerse contra el virus es tan importante como el proceso de preparaci√≥n de microbicidas eficaces. La identificaci√≥n de los grupos de riesgo no pareci√≥ llamar mucho la atenci√≥n. Parec√≠a haber una tendencia a no querer hacer frente a problemas reales y, en cierto sentido, fue bastante decepcionante. Los grupos comunitarios saben lo que hacen y lo que necesitan, pero no siempre han recibido suficiente atenci√≥n. La atenci√≥n se centr√≥ m√°s en los invitados conocidos que en los problemas y los derechos de la mujer. Hay una serie de cuestiones fundamentales que no se abordaron. La planificaci√≥n de la pr√≥xima conferencia en M√©jico necesita establecer prioridades.

Para más información:

Para más información sobre las actividades y el trabajo de Mary Robinson con Realizing Rights, vea http://www.realizingrights.org.

©1998-2020 ICVolunteers|dise√Īo + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra pol√≠tica|